viernes, 29 de julio de 2016

KIT DE SUPERVIVENCIA PARA UN VERANO EN LA CIUDAD

Tu situación es crítica, no nos vamos a engañar: treinta grados a la sombra, asfalto incandescente, calles desiertas, jornadas laborales de ocho horas; por si fuera poco, la mayoría de tus amigos han huido del asfalto –y no cesan en el empeño de recordarte vía facebook que ellos tienen vacaciones. Pero ante situaciones extremas existen soluciones extremas: los libros. A continuación te proponemos tres lecturas de emergencia para combatir el estío urbano –y hasta reconciliarte con él.


Ciudad Esmeralda


¿Dónde te gustaría irte de vacaciones? ¿Pekín, México, Nueva York, Bora Bora? Jennifer Egan desgrana una a una las experiencias de quienes se pierden en parajes diseñados para el disfrute, ya sea por trabajo o por placer, en busca siempre de algo que no consiguen alcanzar. Resulta inquietante –en nuestro caso, también consolador- que ninguno de sus personajes pueda huir de dondequiera que huya, por lejos que se marche.  Ante los paisajes que se tornan decorados, las historias de este libro nos hacen transitar por la imposibilidad de una experiencia verdadera. Cuando tiene al lector sentado en una hamaca en una playa de ensueño, Egan le enfrenta a una pregunta: ¿quién diseña nuestros deseos? Si viajar es sobre todo desubicarse, descomprender, leer los relatos de Ciudad Esmeralda es una de las mayores travesías que puedes emprender este verano.



Los lemmings y otros


Pero no maquillemos la realidad: tú te quedas en el barrio. El de toda la vida, quizás; el mismo en el que has sido niño, has crecido y tratas ahora de pasar como adulto. Éste es el leitmotiv de Los lemmings y otros, del poeta rioplatense Fabián Casas. En este magistral libro de cuentos, Casas le da el homenaje que se merece a su barrio de Boedo y a todas las pequeñas historias que suceden en las esquinas, en las casas, en las plazas y en los parques. Iniciaciones, primeras experiencias, encuentros, revelaciones: todo ocurre en el diminuto mundo de la vida cotidiana. Tampoco la Historia con mayúsculas se encuentra en otro lugar –ni la literatura, ni la filosofía. Los lemmings… nos enseña que tras el hastío de los domingos, las tardes en el banco con los amigos, la música girando en la habitación se esconde la discreta trascendencia de lo cotidiano.  




Summer evening

Si nada de esto te consuela, aún nos queda otra opción: la que propone el también poeta Javier Vicedo con su primera obra de teatro, Summer evening, ganadora del Calderón de la Barca 2014. No sólo le debe el título a la famosa pintura de Hopper, sino que toda la obra gira en torno a ella. ¿Qué debía estar pasando entre esos dos, a altas horas de la noche, en ese porche veraniego? ¿De qué hablaban bajo el bochorno estival? ¿Qué acababan de vivir, qué se encontraba a punto de suceder? Summer evening nos muestra cómo las historias se encuentran incluso, o sobre todo, donde no hay historia. Vicedo imagina múltiples pasados y futuros para el presente estático de dos personajes lejanos y cercanos como los de un cuadro. Cualquier cosa puede suceder una noche de verano. Queda el lector advertido.



No hay comentarios:

Publicar un comentario